¿Cómo usar la vermicompostera?

El vermicompostaje es el proceso en el cual los microorganismos y la lombriz roja se alimentan de residuos orgánicos para transformarlos en humus, un fertilizante 100% orgánico. 

Una vermicompostera es todo un ecosistema que requiere mantener un equilibrio para funcionar de manera óptima y evitar molestias. 

La luz :

Los organismos viven en la oscuridad, encerrados en el vermicompostador no tendrán ningún problema. Sin embargo debemos evitar colocarlo al sol, ya que este calentará las superficies.

La aireación:

Los organismos vivientes en un vermicompostador requieren oxígeno. Si es posible, podemos revolver el material orgánico 1 o 2 veces por semana.

La temperatura :

El rango de temperaturas óptimo es entre 15°C y 25°C. Generalmente la temperatura dentro del vermicompostador es algunos grados más elevada ya que la descomposición de la materia orgánica genera un poco de calor. No debe exponerse plenamente al sol, la ubicación ideal es al interior, en un lugar fresco o templado.

La humedad:

El medio debe mantenerse húmedo pero sin excederse entre un 70% y 80%. Se aconseja utilizar un manto de humedad sobre los residuos para evitar que se seque la superficie (por ejemplo, papel periodico, hojas secas o cartón) bien troceados para evitar también problemas como las moscas o la fermentación.

Una forma sencilla de comprobar la húmedad correcta

Toma un puñado de la mezcla y aprieta… si gotea levemente quiere decir de que esta bien, si no cae ninguna gota le falta humedad y si chorrea te pasaste de humedad y deberás agregar más materiales secos.

La acidez:

El medio debe mantener un pH (acidez) constante. La descomposición de la materia orgánica acidifica naturalmente el medio. Ciertos alimentos pueden aportan una fuerte acidez por ejemplo (Cítricos, tomate, cebolla y ajo) por lo que no se recomienda agregarlos en los primeros meses.

La alimentación:

La mayoría de los alimentos de las lombrices salen de la cocina y del jardín, basta con que comencemos a juntarlos para poder darle un buen y equilibrado alimento para tenerlas cómodas.

Verdes o húmedos:

Preferiblemente restos vegetales llamados verdes como restos de frutas y verduras, compost o poda del jardín bien picadas. 

frutas y verduras
frutas y verduras picadas
zacate
recortes de zacate
compost
compost en maduración

 

Cafés o secos:

También secos como papel, cartón, hojas secas, ramas o cortezas bien picadas, restos de café o y cáscara de huevo bien triturada

papel periodico
papel periodico picado
cartón
cartón picado
hojas secas
hojas caidas secas de árboles
hojas y ramas
hojas y ramas secas de arboles
cascara de huevo
cascara de huevos quebradas

 

Las lombrices NO comen:

Nunca debes dar de alimento carnes, pescados, grasas, lácteos, restos de comida. Dentro de los alimentos orgánicos no debes dar acidos, cítricos ni picantes; limones, naranjas, cebollas, cebollines, ajo. Además nunca debes dar inorgánicos como plástico y metal.

naranjas podridas
varias naranjas podridas
restos de comida
restos de comida preparada
restos de pescados
cabezas y restos de pescados
basura inorgánica
basura inorgánica, vidrio y plastico

La lombriz roja alcanza su madurez sexual a los 3 meses de edad. Se reproduce con un periodo de 7 días. De cada cocón (huevo) depositado salen una media de entre 2 y 20 lombrices que son totalmente independientes, de un tamaño de 1 mm, presentan un color blanco transparente que se vuelve rosado a los 5 ó 6 días, y que pasa definitivamente a rojo oscuro a los 15-20 días. Son muy prolíficas, por lo que una sola lombriz adulta puede reproducirse unas 36 veces al año.

La transformación de humus:

Los residuos recién agregados serán atacados en primer lugar por microorganismos como bacterias, hongos, colémbolos y ácaros. Cuando el sistema esté en marcha, las lombrices se desplazan progresivamente hacia arriba para alcanzar los niveles donde abunde el alimento.

Después de 2 a 3 meses, el contenido de la bandeja inferior con los primeros residuos se transforma totalmente en vermicompost listo para recolectar.

El té de lombriz o lixiviado:

En general se denomina lixiviado al líquido resultante de un proceso de compostaje. Llamado también lombri té o té de humus, este líquido es un fertilizante muy concentrado. Debe diluirse a 1/10 (como mínimo) antes de utilizarlo para rociar sus plantas una vez al mes.

Contiene hongos y bacterias útiles a la vida del suelo y al sistema de raíces de las plantas. Debe utilizarse rápidamente si es posible o almacenarse en un recipiente abierto ya que los organismos que contiene requieren oxígeno.

Solución de problemas

Mal olor: algún material se ha podrido por falta de aireación o debido a que no lo ingieren las lombrices porque no les gusta, bien porque su tamaño es demasiado grande. Deberemos remover y añadir material seco como papel y cartón bien troceado.

Hay demasiadas moscas: hemos añadido mucha fruta o material fresco y no hemos tapado convenientemente con papel, hojas secas o cartón bien troceados. Deberemos remover, quitar la tapa para que salgan y por último tapar bien con papel, hojas secas o cartón bien troceados.

Hormigas: es un indicador de que puede estar algo seco. El uso de vaselina y botellas de agua para impedir el acceso puede resultar efectivo en algunos vermicompostadores con patas.

Me voy de vacaciones ¿que hago?: la lombrices pueden aguantar perfectamente un periodo de 4 semanas sin alimentación. Aunque, eso sí, conviene dejar comida abundante y controlar la humedad clavando botellas con agua boca abajo en el sustrato, para que se libere el líquido poco a poco. Además es recomendable cubrir el vermicompostador con alguna o varias telas húmedas.

Está seco, tengo que regar continuamente: el vermicompostador si está bien ubicado, no tiene porque regarse. En los meses cálidos se debe vigilar, para conservar las condiciones de humedad y además aprovechar para formar más abono líquido.

La población de lombrices ha disminuido: puede ocurrir debido a alguno de los problemas anteriores. Aunque a veces si la reducción ha sido muy drástica se debe a que hemos añadido algún material que no era de su agrado. En ese caso debemos retirarlo, limpiar y añadir nuevo material fresco.

Algunos ejemplos de cómo usar el vermicompost:

  • Abonado de cobertura: se trata simplemente de esparcir una capa de 1 cm de grosor de vermicompost alrededor de las plantas (sin tocar los tallos).
  • Mezcla para germinar semillas: puede utilizarse puro, puede también es muy recomendable utilizar dos partes de compost y una parte de vermicompost, si se tienen.
  • Mezcla para macetas: se debe añadir mezclado con tierra del terreno.
  • Árboles y frutales: se ubica el vermicompost alrededor de la base y se riega bien.
¿Cómo usar la vermicompostera?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba
es_ESSpanish